No te rías, tu también eres así.

No te rasques la cabeza,
No te toques los ojos,
¡Quieta!

Me encierro en tu esquizofrenia
Al abrigo de las voces
Olvido la astucia de los soles
Y traduzco a equinoccio
tu sinónimo subrayado

Lo frondoso de ser
un cambio de morada
La apacible frescura
de las mañanas sensibles
Un lugar para callar
para evadir llamadas

La invención necesaria
es sabio consuelo

No te rasques la cabeza
No te toques los ojos,
¡Quieta!

Mis disparates desde lejos
Te seducen estridencias
para regalar a cada rato
a tus seres queridos
a los menos allegados,
Brinda la locura
a línea con pactos químicos
De muerte mano que masca
la alegría en atados altibajos

Cuando oscurece somos únicas
Las únicas somos en ignorar
no hablar ni sopesar
lo poco que somos,
Siendo enfermedad mental,
mayor delirio la ciencia,
consentida fabrica de ensayo-horror.

Las ordenes resuenan en eco
rebotan en las tiernas piedras
de estudios y enciclopedias

No te rasques la cabeza
No te toques los ojos…

Anuncios

periplos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s