Inmensidad mal repartida

Me desarmo de forma sustancial, a plazos

primero los ingredientes genéticos,

después los empíricos,

poco a poco acontece

el desintegracionismo.

La permeable delicadeza del vaciado.

Soy una colchoneta de aire escapista,

un entresijo de viento abovedado,

huecos de oxígeno entre mis huesos desiertos.

 

Mi piel aúlla arrugas, donde

reptiles mentiras ruedan como esvásticas.

Bajo mi uña animal el as de tu manga,

la realidad que no encuentro se hace ráfagas

sin más preámbulo, tu mirada.

 

Ayuno de egoismo y sacudo calma

como quien se deshace de las migas del mantel.

Escóndeme de mí, bajo tu sombra

y yacer yuxtapuesta,

adrede, en ángulo muerto

en desliz ignorante.

 

Anuncios

periplos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s