AUTOINMÓVIL

Los cielos se abren
fluye el universo derramado
circuitos celestes atraviesan el tiempo
la potencia sencilla de un átomo de tierra
queda sometida al reflejo cuántico de un chasquido.
Los sueños emprenden el viaje de vuelta
se apresan en la marea
de los delirios de una borracha.
Una borracha mira el filo de su nariz
en el barranco de una copa.
Sus parpados no se levantan al horizonte.
Sus parpados como copas,
dos copas vacías de mirada.
Los cielos se abren
dentro de una mujer borracha.
El universo cae a borbotones
por su esófago ácido y caliente.
Nebulosas raídas y estupefactas
claman la soledad del transeúnte.
Nadie mira a quien está sola,
Nadie mira a quien es nadie.
Por si se encuentran a sí mismas allí,
Por si descubren que nadie es cada una.

Anuncios

periplos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s