insinuación

No cuento luciérnagas, ni repaso musarañas, ni tiro botellas al mar.
No detecto constelaciones en lunares, ni rebusco esencias en piedras.
No soy nada bohemia.
No soy nada y eso implica todo.
Incluso terror a lo desconocido. Por ello decoloro extintor en iceberg de rosas que chirrían el deseo con pollitos de cuchitril.
¿Sabes a qué he venido? A sentarme, a sentirme, a sentarte, a sentirte, asentarme. A seso.
Coleccionar todos los Ases posibles, olvidar cartas y mantener cara de póker.

Anuncios

Geografía de lo invisible

Observo para dejar de ser,
para no saber que nunca he sido.

Observo, absuelta y libre.
Nutro la sed infantil de acogida.
En el mimetismo, sin otro sentido
que fundirme.
Presente, como estado continuo
y regalo concluido:
El suspiro que me presta
la despedida:
vida a vida.

20140607-141118.jpg