La importancia de la imagen

No quise negarte la importancia de la imagen. Llego donde se pierden juicios y se ganan sentidos. Donde se aborda la práctica de la recolecta. El hábito incierto perdido en la religiosidad del calendario. Mi Dios es la humana sensación de dar vueltas a una idea que se resiste a consumar. Mi Dios es procurar atisbar infinito en cualquier momento. Mi Dios es hacer que la confianza sea algo parecido a la conciencia del tiempo. Sugiero que todo existe por el lado exacto. La precisión del misterio.

No quise negarte la importancia de la imagen. Siempre hablo de invisibles por pavor a mirar lo que puede tocarse. A tocar lo que puede deshacerse. El olvido del tacto pacta con la libido del espíritu. Conlleva una sed paranormal que busca puertas en el tránsito del cuerpo. El tacto se vulnera en lo ingrávido y surge el espectro.

Intento acomodarme en un estado de constante cambio. Confundo objeto con pensamiento. Me entretengo en desfases incontenidos, juegos de consola, evitar ácidos grasos, mascar chicle entre horas. No atiendo que la vida se decolora. Mi sombra se traduce en el pellejo del pie cuando suda. ¿Qué hago ahora? No cabe esa duda en la desidia absoluta de no ser entendida. Por si alguien me pregunta diré que soy una más en la masa de almas perdidas. ¿Al más qué? Al más adecuado colchón obligatorio para que el seguro médico mantenga mi equilibrio económico. Al más placer extendido parlotear sobre política mientras me entretengo ondeando mi fular de palestina, cuento cuántos muertos hallaron en la frontera y escribo una necrológica y me duermo como una perra.

No quise negarte la importancia de la imagen. Quiero hablarte de lo que queda cuando cerramos las puertas. Nos quedamos a oscuras. El grito de la mente se expande en la penumbra y ¿qué es lo que proyecta? ¿Qué es lo que proyecta?

Quizá la imagen que nos suceda sea un borrón sin cuentas nuevas.

no ser ovni en meses pares

Tiesto bruma dos altivos pez tumbuctú

retuerce caleidoscopio para ver correcto

estos ojos son así, curvos y estratificados

con estalagmitas como nervio.

Sincera realidad sólo ocurre del revés

las llaves no abren y me desusan en rincón

este calcetín donde habito, no importo

lunares tiestos santas de raíz.

Última voluntad mártir melocomo,

calcina este instante

desgarra susto telotoco

corren vidas de lagarto que no encuentro seducción.

Lasti-mal de muchos planeta de truco y serruchos

sudor de páncreas

Me- lo

Pi- dor

Mi- do

Me- ras

Co- la

Espalda

por pellejo soberano atardece

arena ataúd en pisar

Con- de

an- te

has- ta

que- no

se haga enfundo nunca

Añora la tarde

por si viende como dorme.

Agrande cias con luna y trombón

Bu burú

bum bum bum bum

bu burú

bum bum bum bum