Locuración

Mi trastorno es resbalar con pisadas de caracol dentro del vaso, esperar respuestas telepáticas de la décima dimension, creer que existe otra verdad ajena a la percepción humana, situarme sobre el globo terráqueo con paragüas paraplantas, inventar estructuras categóricas para morriñas y jirones intestinales. Gritar a contratenor la rabia del murciélago.

Mi trastorno me permite vivir como una persona normal,como una persona normal, gramo a gramo, hasta acabar con lo que creo que era antes de ser comida.